Amadrinar y apadrinar

Si uno es una persona que gusta del bricolaje con software y desea promover el software libre y de código abierto, puede amadrinar o apadrinar a algunas personas para que lo usen cotidianamente.

«Amadrinar» o «apadrinar» significa, para efectos de esta propuesta, tomar los computadores de algunas personas; instalarles Ubuntu (u otro sistema operativo libre y de código abierto); habilitarles las aplicaciones que acostumbran usar (o sus mejores alternativas); entregárselos con todas las configuraciones hechas; y, lo más importante, brindarles soporte permanente a partir de ese momento.

Lo primero es tener la experiencia suficiente para hacerlo. Hay que haber instalado y usado activamente software libre y de código abierto en varios computadores antes de proceder y también hay que tener la capacidad de hallar soluciones a los problemas en la documentación especializada o en los foros de Internet.

Lo segundo es encontrar a las personas adecuadas para amadrinar o apadrinar. Pueden ser quienes empiezan el camino del bricolaje con software; o quienes quieren usar software libre y de código abierto pero no desean configurar nada; o también quienes apenas se están aproximando a los computadores y están aprendiendo. Sugiero buscar personas así entre los parientes y amigos, asegurándose de que valoren positivamente el espíritu del bricolaje. Es mejor no intentarlo con personas que no tengan interés en aprender, que quieran evitar las fallas a toda costa o que sean fanáticas de una marca en particular.

Lo tercero es explicar con claridad y honestidad lo que se puede esperar del software libre y de código abierto. Por ejemplo, es seguro que será necesario aprender a usar nuevos programas y, eventualmente, a entrar algunos comandos en la Terminal. Cabe esperar también al menos la misma cantidad de fallas y problemas que con el software privativo, pero en otras áreas. Por ejemplo, puede haber problemas con el soporte para idiomas o con los controladores de hardware. La diferencia es que habrá una comunidad para resolver estos problemas en lugar de una corporación.

Finalmente, sugiero escoger el momento oportuno para hacer la instalación y disponer de suficiente tiempo. Tanto la madrina o el padrino, como las personas que van a ser amadrinadas o apadrinadas, deben tener unos días para hacer pruebas, detectar problemas, encontrarse para compartir impresiones, etc. Recomiendo al máximo evitar hacer el cambio en un momento crítico del trabajo o del estudio.

Un punto importante para recordar acerca del software libre y de código abierto es que no necesariamente es gratuito. Este software participa en el mercado y requiere dinero para ser sostenible. La más loable es, por supuesto, hacer donaciones a las empresas u organizaciones que hacen este software, como Ubuntu o LibreOffice. Del mismo modo, considero que hay que pagarles a las personas que hacen instalaciones y soporte como el que se propone aquí.

Creo que el valor equivalente a la reinstalación de un sistema operativo privativo sería lo mínimo justo por ser madrina o padrino de alguien. Ese estímulo monetario haría parte del reconocimiento y respeto que merecen quienes hacen bricolaje con software y ayudan a otras personas con ello.

Esta entrada fue publicada en Humanista informático. Guardar el enlace permanente. Trackbacks están cerrados, pero puede publicar un comentario.

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>